viernes, 3 de febrero de 2017

Educación física y el deporte

Dentro de la formación integral del alumnado el centro Sanatorio Marítimo desde un principio ha valorado en su justa medida e imprescindible la Educación Física, con el objetivo de desarrollar la capacidad física, la adquisición de las destrezas sensomotrices  y los valores de esta disciplina así como la adquisición de hábitos deportivos. Para ello el Centro cuenta con un  profesor, (Juan de Dios Ruesga),  para los alumnos titulados por el I.N.E.F.  Este profesor da clases y deportes a los alumnos que acuden a las Clases y a los alumnos que acuden a talleres, contando también con una profesora para las niñas. Además de estos dos profesores el Centro cuenta con un profesor “cinturón negro, segundo dan” para impartir judo como terapia a un grupo de alumnos. Las actividades están distribuidas en preparación física, psicomotricidad y actividades lúdicas y predeportivas. Son de gran interés y así lo consideramos todos, las competiciones deportivas en las modalidades de Balonmano, Baloncesto, Futbol-sala, Futbol que se celebran todos los viernes en el Centro y en las que participan todos los alumnos. También el Centro cuenta con una Sala donde todos los usuarios de clases y talleres practican Tenis de mesa, Damas, Ajedrez y unas instalaciones para el grupo de montaña G.A.N. quienes los fines de semana (un grupo) hacen montañismo.
Salida de los participantes en el I Cros Nacional del Marítimo.
  A lo largo del curso escolar se celebran, organizadas por A.N.D.E. (Asociación Nacional de Deporte, Ocio y Tiempo Libre para discapacitados psíquicos) competiciones provinciales, nacionales e internacionales donde los alumnos de Nuestro Centro suelen participar en casi la totalidad de las modalidades, siendo altamente satisfactorios los resultados obtenidos hasta ahora. Paralelamente A.N.D.E. organiza actividades complementarias entre las que cabe destacar las de Ocio y Tiempo Libre, exposiciones de trabajos manuales, Certámenes de Villancicos y tarjetas de Navidad, tanto a nivel provincial, como a nivel nacional, en las que siempre nuestro Centro, Sanatorio Marítimo, está presente. 
  Para el Marítimo cualquier acontecimiento deportivo tiene su especial significación. No hace mucho tiempo se organizó en nuestro centro un Cross, primero provincial y al que asistieron la totalidad de los centros de Asturias y al ver el éxito obtenido se repitió la experiencia, pero pero después se hizo a nivel nacional. Todos sabemos que el organizar este tipo de pruebas a tan alto nivel conlleva en sí mismo el entusiasmo y la voluntad de reunir el mayor número de muchachos y muchachas ilusionados con la prueba y que participen en ella. Sabemos que habrá un sólo ganador, mejor dicho, dos cada uno en su categoría, chica y chico pero todos correrán con alas en los pies con el deseo y el ansia de levantar en alto el hermoso trofeo de Campeón/a. Así que ánimo muchachos y muchachas de Valladolid, León, Zamora, Madrid, Vigo, Santander y cómo no, nuestros asturianos a todos os felicitamos por vuestra participación y por vuestros deseos de ser campeones. También por vuestra deportividad. Felicitamos a vuestros acompañantes y a vuestros profesores y entrenadores, que con tanto esmero y cariño prepararon este Cros Nacional. 
   Llegado el día del evento se presentaron los siguientes centros: Nuestra Señora del Sagrado Corazón de León, Residencia Femenina de Moratalaz (Madrid) San Rafael de Vigo, Colegio de Perayas de Santander, Instituto Médico Pedagógico del Niño Jesús de Valladolid, Centro Rodríguez Miguel de Zamora y los asturianos Inmaculada Concepción de Meres, D. Oriones de Posada de Llanes, Santullano de Mieres, Latores de Oviedo, Ángel de La Guarda de Oviedo, San Cristóbal de Avilés, Fundación Rionda de Noreña, Ángel de La Guarda de Gijón, Juan Luis Prada de Sama de Logreo, Colegio de Jovellanos de Gijón, Fundación Santa Bárbara de Carballín, García Lorca de Gijón, Centro de Educación Especial de La Calzada de Gijón y Sanatorio Marítimo, centro organizador. El número aproximado de participantes fue de 700 atletas que llenaron las calles de Gijón y el paseo marítimo de Gijón. La Policía Municipal de Gijón fue la encargada de organizar el orden de la carrera a quienes damos las gracias por su colaboración así como a Cruz Roja y a tantos y tantos colaboradores que nos prestaron su ayuda. Hubo premios para todos y la carrera fue un éxito.
El Sanatorio Marítimo siempre ha apostado por el deporte como medio de normalización e integración en la sociedad. A través de su Club Sanatorio Marítimo participa de un gran número de modalidades deportivas asistiendo a los distintos campeonatos que se celebran en nuestra región y en el territorio nacional.


El Príncipe de Asturias, D. Felipe fue el Presidente de Honor de la prueba del I Cros Nacional organizó el Marítimo y que celebramos en Gijón.  Por tal motivo  le estamos muy agradecidos  Alteza. Nos envió una fotografía con su firma y su Saludo. En nombre de todos, atletas, voluntarios y organizadores Gracias.
Gerardo Alonso Matias.

jueves, 22 de diciembre de 2016

La vida continúa...

La vida en el Sanatorio Marítimo continúa su ritmo normal. Muchas han sido las dependencias de reciente construcción que ya están en funcionamiento y que hacen que nuestro centro Sanatorio Marítimo, sea uno de los más importantes de Asturias y me atrevo a decir, de España. La labor emprendida en estos años por el H. Luis Arce, primero como Coordinador y después como Superior del centro, ha sido encomiable; él ha sido el artífice de la transformación de esta casa; su marcha ha sido muy sentida por todos los que hemos tenido la suerte de trabajar a su lado, ahora ha sido nombrado Superior del centro de Valladolid, El Instituto Pedagógico de Los Hermanos de San Juan de Dios.


El H. Daniel Moreno será el continuador de su obra al haber sido nombrado Superior del Marítimo en el Capítulo provincial celebrado en Los Molinos (Madrid). El H. Daniel vuelve de Superior después de haber estado en Gijón varios años como administrador. Todos esperamos mucho del Hermano Daniel. 
Las dos secciones de usuarios tanto los alumnos físicos como los alumnos discapacitados intelectuales están a pleno rendimiento. En La Sala, hay una matrícula de 45 alumnos discapacitados físicos que asisten diariamente a las clases de E.G.B. y por supuesto, a las distintas sesiones de rehabilitación propias del hospital. En la sección de discapacitados intelectuales hay matriculados una media de 180 alumnos y 45 alumnas. Los talleres que están impartiendo sus enseñanzas son: Carpintería, Soldadura, Encuadernación, Pintura y Rotulismo, Electricidad y Fontanería.  Creo que merece la pena poner en conocimiento de todos el moderno aparato que se ha adquirido para el Gimnasio de rehabilitación. Son pocos los centros de España dotados con este innovador aparato denominado MESA ORTHION, un moderno aparato dotado de un sistema electro-mecánico con ocho modalidades de las cuales cinco se pueden aplicar conjuntamente. Dichas modalidades son: Tracción cervical, Pélvica/lumbosacra, Tracción brazo/hombro, Tracción pierna/tobillo, Tracción combinada (intermitente y sostenida). Masaje paravertebral. Estimulación de tejidos blandos. Calor.
Sr. Honorio y su esposa
  Sus aplicaciones son numerosas, artritis de columna vertebral, rigidez articular, lordosis, etc. etc. Su manejo es muy sencillo. Todos los fisioterapeutas Cheres, Jesús, Loza... tienen puestas muchas esperanzas en este aparato para que sirva y beneficie a nuestros jóvenes pacientes.
Por estas fechas sentimos con gran dolor el fallecimiento de un hombre bueno, que durante más de 30 años estuvo al servicio de nuestros niños de La Sala y de los Hermanos Hospitalarios. Falleció en la ciudad de Gijón el Señor Honorio, sí, el hombre que venía realizando los servicios de peluquería, ¡Hay que ver con qué cariño y alegría llevaba a cabo su humilde y eficaz trabajo! En este hombre podemos afirmar que se han cumplido, una vez más, las palabras del Maestro: “Bienaventurados los sencillos”; y digo esto porque aunque los hombres no sepamos valorar suficientemente a los sencillos, quizás porque nuestra escala de valores, a pesar de llamarnos cristianos, está aún lejos del “espíritu” de las Bienaventuranzas; pero no importa, su obra queda ahí para testimonio de todos. El Sr Honorio en estos 30 años de servicio a esta casa nos ha dado una lección de sencillez y de alegría con la que contagiaba a todos los que estábamos a su alrededor. El Sr. Honorio fue un hombre volcado al Sanatorio Marítimo, un hombre encariñado con los niños y encariñado con la labor hospitalaria de los Hermanos, un hombre que nos dedicó muchos espacios de su vida, en definitiva El Sr. Honorio fue un hombre de Dios.
Hemos querido traer a nuestro bloc el recuerdo y esa labor y cariño que el Sr. Honorio tuvo hacia todos nosotros.

Gerardo Alonso Matías

lunes, 28 de noviembre de 2016

¿Educamos eficientemente al discapacitado Intelectual?

Corría la década de los años 80, la sociedad ya iba asumiendo la problemática de los niños discapacitados, El Ministerio iba legislando normas y leyes para la formación del profesorado de Educación Especial, se iban construyendo nuevos centros para esta clase de alumnos etc. En fin, se iba ganando poco a poco la batalla y el olvido en que estos niños y jóvenes se encontraban.  Ante todas estas situaciones nuevas yo siempre me hacia la misma pregunta: Estamos educando eficientemente a esta clase de niños? Muchas incógnitas se me presentaban, y siempre me surgía la misma pregunta. Qué es educar? Qué entiendes por Educación con mayúscula? Y yo mismo me daba la respuesta. Si lo miramos bajo el prisma de la Teología llegamos a la conclusión, que educar es preparar para la vida, para la vida temporal y para la vida eterna. Nuestra misión de educadores debe de consistir en conducir al niño hacia la vida, por la vida y para la vida. Pero quienes deben de educar?  Decía el papa Pio XI y la experiencia nos lo confirmaba, que la Educación es obra necesariamente social, no solitaria. Rápidamente me viene a la cabeza los tres tipos de sociedad necesarias, distintas pero armónicamente unidas por El Creador, en el seno de las cuales, nace el hombre: Familia, Sociedad Civil, Iglesia.

Alumnos en clase con profesora.
 Vemos por tanto que es La Familia, después de la potestad divina de la Iglesia a quien corresponde este derecho inviolable, pero no despótico de educar a su prole.
Entonces qué es el maestro, el profesor? Yo me atrevería a decir sencillamente, que es el delegado, el sustituto, en cierto sentido, de esas tres sociedades, pero de una manera preferente de la familiar y civil y aún diría más, es el encargado, por la autoridad civil, para dar la formación, que por derecho natural compete a los padres.

El hombre que tiene en sus manos el porvenir de unos niños y diría más, es el forjador del hombre del mañana en toda la extensión de su ser.  Los Maestros de la Enseñanza Primaria como nos llama la legislación vigente (recuérdese que estamos en los años 80) quizá en teoría hayamos tenido una formación inferior a otras profesiones, pero en la práctica nuestro caudal de conocimientos necesita ser casi enciclopédico. Ahora con la aprobación de la nueva Ley de Enseñanza Primaria se ha ampliado esta formación básica de lo cual me alegro enormemente. En cuanto a la actuación de los maestros siempre, bajo mi punto de vista, siempre, hemos pretendido ser formadores de la Inteligencia, del Carácter, de la Voluntad etc. de cuantos niños y jóvenes se nos ha confiado. Pienso que si alguno no actuaba de esta forma se habrá engañado a sí mismo.
Cómo es el discapacitado intelectual? Yo me atrevo a decir que substancialmente idéntico al niño normal. Ontológicamente también, pero porque es insuficiente psíquico surgió la desadaptación caracterial, pero es esta desadaptación la que paulatinamente va agravando su desajuste psíquico.
Llegado a este punto yo me pregunto: Cómo debe de ser el Maestro (yo siempre empleo la palabra Maestro, no la palabra profesor) que se dedica a la enseñanza de los niños discapacitados intelectuales? Yo me atrevo a decir y a afirmar, que debe de ser como el maestro de niños “normales” y un poco más. Este poco más me es difícil decir en qué consiste: Lo del normal llevado al máximo. Además: Salud física, temperamento alegre, resistencia nerviosa, optimismo, mucho optimismo, tenacidad, gran sensibilidad, amplia intuición y comprensión, espíritu de sacrificio y abnegación y todo esto lo podemos sintetizar en una palabra: Capacidad de autoeducación, pues difícilmente influirá en la conducta del alumno si no es capaz de superarse a sí mismo.  Tengamos siempre muy en cuenta, que el niño, el joven discapacitado intelectual no ve las cosas tal como la sociedad se las presenta, sino bajo el prisma de sus intereses, que en esencia están desajustados a la realidad. Pero yo me pregunto: podrá el niño, el joven discapacitado soslayar la educación recibida en los ambientes desfavorables de la sociedad?

Decía un pensador español que “La Pedagogía es la ciencia de transformar las sociedades”.  Es fácil que nunca se haya realizado tan categóricamente como decía este señor. Pero que La Pedagogía ejerce un factor decisivo en el rumbo de las sociedades, nadie lo pondrá en tela de juicio.  Podemos preguntarnos si La Pedagogía Terapéutica no tiene que ejercer el mismo influjo transformativo.
Alumnos en clase con el profesor.
Los que durante tantos años nos hemos dedicado a esta especialidad educativa vemos y comprobamos cómo nos entregan al niño discapacitado, cuando llega a nuestras escuelas, infravalorado muchísimo más que lo que sus aptitudes dan de sí. Acomplejados, niño y padres hasta tal punto, que ambos procuran esconderse, huir de la sociedad.  El niño cuando llega a nuestras manos, en su mayoría, está infravalorado, mimado, superprotegido de tal forma, que todo ello crea en el niño un complejo de inferioridad, unos antojos, un saber que siempre se va a salir con la suya … Siempre hay excepciones, las cuales no confirman regla fija, pero nosotros vemos y comprobamos, que transcurrido cierto tiempo de observación, nos encontramos que el niño se ha adaptado al ambiente, que le rodea, que es feliz entre sus compañeros, con sus profesores y demás personal que le trata. Quizás añore el trato de su familia pero yo pienso que lo que el niño desea es ver si su familia comprende ya su situación, si le da el trato adecuado, en una palabra, el niño está contento. Que también hay otros niños, que están descontentos? De acuerdo, pero descontentos de qué? en este caso nos encontramos con una serie de opiniones, que intentaremos resumirlas en tres: Descontentos de la escuela, del colegio… ¡qué  curioso!, el niño mientras está trabajando en ella es completamente feliz, más si le preguntas ¿Te gusta? entonces parece razonar, duda y por fin te contesta, que no le gusta,  ¿Por qué así?  Porque es más fuerte el recuerdo desagradable de ausencia de enseñanza, mala enseñanza etc. que el agradable, que en ese momento está recibiendo.  Y llegado a este punto nos podemos hacer la siguiente pregunta: Cómo recibe la sociedad al deficiente ya rehabilitado?
Estos niños discapacitados intelectuales se les catalogaba en tres estadios: Ligeros, medios y profundos. En los profundos es muy difícil la rehabilitación, aunque soy de los que opinan, que con un buen tratamiento, se consigue poco, pero se consigue bastante.  Los débiles y los medios con aptitudes mínimas, estoy convencido que sí se rehabilitan.  A lo largo de mi dilatada vida laboral con estos alumnos, he comprobado que muchos de ellos en un tanto por ciento bastante elevado han salido adelante y han encontrado un puesto de trabajo que les ha servido para enfrentarse a sus necesidades vitales.
Doña María Soriano decía “de poco nos sirve que la familia haya comprendido la necesidad de “educara su hijo discapacitado, si la sociedad no los admite dentro de su grey”.
Pero esto es otra historia.
El agua, gota a gota puede horadar el más duro mineral. Si Vd., y Vd. Y todos Vds. Cooperan con sus centros educativos, entonces es cuando de verdad podemos decir:
         HEMOS EDUCADO EFICIENTEMENTE AL NIÑO DISCAPACITADO.

Gerardo Alonso Matías.


domingo, 20 de noviembre de 2016

Entrevista al Hno. Antonio Blanco Rodríguez

Dado su interés, para todos nosotros, transcribimos integra la última entrevista que el H. Antonio concedió a D. Manuel Robles en  “Religión Digital."

Antonio Blanco, Hermano del Sanatorio Marítimo de Gijón

"San Juan de Dios siempre repetía: 'Primero el cuerpo, luego el alma'"
"Es una gracia de Dios el haber dedicado toda una vida a estos chicos y chicas con discapacidad"
"El que escucha a los enfermos tiene la mitad del camino de la misericordia andado"


Por el Sanatorio Marítimo pasan todos los días 250 chicos y chicas, más 135 internos que viven en este centro de discapacitados, situado a las afueras de Gijón, cerca del mar Cantábrico. Pero lo mejor de todo no es el edificio material, sino el aire de familia bien avenida y el cariño que reina entre estos jóvenes discapacitados, los Hermanos de San Juan de Dios y los profesionales que los atienden. El Hno. Antonio Blanco Rodríguez, es natural del Bierzo, exactamente de Rozuelo, (León)  enfermero diplomado, lleva toda una vida repartiendo panecillos de misericordia y, actualmente, es el encargado de la formación religiosa de estos jóvenes con deficiencia intelectual que residen en el Sanatorio Marítimo de Gijón.

-¿Por qué te hiciste religioso de San Juan de Dios?
-En mi vocación influyó muchísimo mi bisabuela, que se llamaba Natalia, porque era una mujer extraordinaria. No había fiesta importante del pueblo que no acudiera a llevar a los más pobres de Rozuelo, (Bierzo) alguna cosa para comer. En Navidad, en la fiesta de la Patrona del pueblo, cuando hacíamos la matanza, allí estaba mi bisabuela apartando alguna cosa para llevárselo a los más pobres del pueblo. Ahí empezó todo para que yo me fuera, en 1952, y con 13 años, a los hermanos de San Juan de Dios a Palencia.

El H. Antonio delante del altar  de la capilla del Marítimo
-¿Qué te dan estos chicos y chicas con discapacidad intelectual?
-A mi me enseñan a ser muy humano. Ellos se mueven siempre por el sentimiento y esperan tu cariño y que les escuches. Pienso que es una gracia muy importante de Dios el haber dedicado toda una vida a estar con estos chicos y chicas. Parece que sólo están para recibir, pero también dan de esa bondad que tienen en el corazón. Yo no cambio mi vocación por nada.

-¿Cómo realizas la atención religiosa a estos jóvenes con discapacidad intelectual?
-Nunca me olvido de que son personas, con una discapacidad intelectual, pero personas. Además hay que llegar a ellos a través de los sentimientos. Les cuesta mucho entender ideas o cosas abstractas, pero entienden bien las cosas a través de los signos, la música y los medios audiovisuales. Por ejemplo, el miércoles de ceniza la homilía consistió en mostrarles una barra de pan y el libro litúrgico de la Palabra para hacerles entender que hay que comer pan y también alimentarse de ese pan que es la Palabra de Dios.

-¿Son capaces de rezar alguna oración cristiana?
-Ya lo creo que si. Todos se saben el padrenuestro, el avemaría y algunos la Salve. El concepto de Dios puede que les resulte algo abstracto, pero la figura de Jesús la entienden perfectamente. Lo mismo pasa con su amor a la Virgen, que lo captan de maravilla. En la Misa dominical participan a través de los signos, de los cantos y del lenguaje audiovisual. Una cosa que es importante para ellos es que la Misa no sea larga, no se puede pasar de los 35 minutos.

-¿La Iglesia en general tiene un poco "olvidada" la misericordia?
-Todo lo contrario, hoy más que nunca la misericordia está en primer plano. Una de las bienaventuranzas para los cristianos es ser misericordiosos como lo fue Jesús con toda clase de personas. También el evangelio nos recuerda esa hermosa parábola del buen Samaritano para que seamos misericordiosos. No cabe duda que en la Iglesia, como humanos que somos, tenemos fallos, pero gracias a la misericordia hemos hecho una gran labor y la seguiremos haciendo.

-¿Qué espera un enfermo cuando alguien le hace una visita?
-Sobre todo que se le escuche. El que escucha a los enfermos tiene la mitad del camino de la misericordia andado. Si yo escucho a un enfermo, será fácil saber qué necesita, si no escucho, hago que aumente su angustia. En este mucho nuestro que va tan rápido, tanto los sanos como los enfermos necesitan que se les escuche. El que está solo, el que se siente débil, el que sufre, lo primero que pide es que se le escuche.

-¿Cómo hacía San Juan de Dios su atención a los enfermos?
-Repetía siempre lo mismo: "Primero el cuerpo, luego el alma". Se preocupaba de tuvieran un lugar digno, cada uno su cama, que se les tratara como seres humanos, aunque fueran pobres. Luego, venían las atenciones espirituales, pero primero la misericordias corporal con el enfermo."


Gerardo Alonso Matías.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Antonio Blanco OH. Descansa en Paz.


 El pasado día 21 de Octubre del presente año, fallecía en el Hospital de San Juan de Dios de la ciudad de León, el H. Antonio Blanco Rodríguez, quien durante 6 años había sedo H. Superior de esta casa, Sanatorio Marítimo de Gijón. Nos ha parecido oportuno reanudar nuestro Blog reflejando literalmente la homilía que el H. Marino Sánchez oh, Capellán del Sanatorio Marítimo, pronunció en la misa dominical del día 30 de octubre ofrecida por el eterno descanso del H. Antonio.

       “ ANTONIO BLANCO RODRÍGUEZ EXPERTO Y COMPROMETIDO EN HOSPITALIDAD”

SEMBLANZA

En el mes de noviembre volcamos la memoria hacia aquellos que nos precedieron en el recorrido de la vida; miramos a los santos desde una perspectiva de fe cristiana y a los difuntos desde el recuerdo de su virtuoso ser y hacer al caminar por la vida. Tanto el parentesco como las virtudes de los que aquí tuvimos cerca, nos lleva de la mano al Libro Sagrado   del Eclesiástico   para hacer “el elogio de los hombres de bien cuyas buenas obras no se han olvidado y fueron un motivo de orgullo para sus contemporáneos. Sus cuerpos fueron enterrados en la paz, pero su nombre está vivo por todas las generaciones. Observó la ley del Altísimo, que lo hizo entrar en su alianza; esa alianza fue inscrita en su carne; permaneció fiel en el día de la prueba.” Sirácides (Eclesiástico 44).

A orillas del Danubio
Es obligado para nosotros hacer el elogio del “hombre de bien” que fue el Hno. Antonio Blanco Rodríguez.  Él ha dejado marcadas las huellas de sus pies en el camino de la vida de cuantos tuvimos la dicha de conocerle y disfrutar de su cercanía. El “murió con las botas puestas”. Su compromiso con la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios lo llevó hasta el final con la fuerza de una voluntad incondicional.
El Hno. Antonio, quien durante los últimos 6 años se desempeñara como Superior en la Comunidad Juandediana del Sanatorio Marítimo de nuestra Ciudad de Gijón, dio su gran zancada para saltar las barreras del tiempo y alcanzar la puerta de acceso al mundo de la infinitud, al día sin ocaso y de la felicidad sin límites. Setenta y siete años invirtió el Hno. Antonio para recorrer el camino donde Dios le puso en este mundo: Antonio había nacido en Rozuelo (León) el 8 de mayo de 1939 y falleció en León, Hospital San Juan de Dios, el pasado 21 de octubre.  Desde muy joven se inició en la vida y obra de San Juan de Dios, como colegial en Palencia; con 18 años elige como hoja de ruta la vida en hospitalidad, y se consagra a Dios en la vida religiosa, comprometido con los votos de pobreza, castidad, obediencia y hospitalidad. Este compromiso, asumido con responsabilidad, enmarcó y dio sentido a las sucesivas etapas de su vida, haciendo camino al andar.  Comprometido con los votos de obediencia y hospitalidad, como hilo conductor, recorrió con fidelidad el camino que por vocación decidió emprender: período de formación; ejercicio directo de la hospitalidad como enfermero; misionero en   Bolivia; asumió con probada responsabilidad la dirección   de Comunidades, Centros Hospitalarios y Centros de formación. Los mimbres que entretejieron y dieron contenido a la vida de nuestro Hno. Antonio podemos concretizarlos de esta manera Como cristiano sabía muy bien que “el justo vive por la fe”.  Atento a la llamada de Jesús, se fió de su palabra: “El que me siga le haré ver la salvación de Dios.” “Si el grano de trigo cae en tierra y muere da mucho fruto”.   Y atento igualmente a la llamada a la hospitalidad, se le hacen exigencia las palabras de Juan de Dios: “Si vienes a esta casa de Dios ha de ser para trabajar y no holgar, donde al hijo más querido se le dan los mayores trabajos”.   

Haciendo el Camino de Santiago
                                                                                                                                                     
Fue un convencido de su fe y su vocación y así vivió empapado en el evangelio de la misericordia bajo la insignia y bandera de S.   Juan de Dios: “Tengan siempre caridad, que donde no hay caridad no está Dios, aunque Dios en todo lugar esté”. “Tengan todos muy presentes el fin altísimo para el que vinieron a la Orden. No fue otro que el atender caritativamente a los enfermos. Atendedlos con todo cariño. Sacrificaos por ellos como Cristo se sacrificó por nosotros. No os separéis de su lado, y cuanto sea mayor el peligro, más adictos y abnegados debéis mostraros con ellos” (Bto. Guillermo Llop).                 

 Y pasó, Como Jesús, haciendo el bien. Convencido de que “en el ocaso de la vida seremos examinados en el amor”; estas palabras de San Juan de La Cruz, se hacen verdad en el evangelio de San Mateo: “Venid, benditos de mi Padre, a poseer el reino, porque tuve hambre y sed, estuve desnudo, enfermo y en la cárcel… y en todo me socorristeis”.
Este es el mensaje que Antonio encarnó en su vida y hoy nos deja como herencia: “Que la paz de Cristo habite en vuestros corazones, permaneced firmes en la fe, constantes en el amor y alegres en la esperanza”. Y aunque la vida se te haga cuesta arriba no te rindas: “No te rindas, aún estás a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo, aceptar tus sombras, enterrar tus miedos, liberar el lastre, retomar el vuelo. No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños, destrabar los escombros, y despertar el cielo…” (Mario Benedetti)
Hoy es nuestra voluntad obligada rendir homenaje agradecido a nuestro Hermano Antonio,quien en su ejercicio como Superior de la Comunidad del Sanatorio Marítimo, y muy consustanciado  con la cruz de la enfermedad que le acompañó en la prolongada y última etapa de su vida, siempre nos brindó  sonrisas y serenidad, afecto  y cercanía a cuantos él entrañablemente amaba, los más débiles, los más  necesitados de salud, cariño y dedicación. Gracias Hno. Antonio por el legado espiritual que nos has dejado, el camino que nos has trazado y el estímulo que nos ofreces para seguir abriendo caminos de fe, amor y esperanza en un mundo ahíto de valores evangélicos como los que tú has vivido con tanta intensidad, voluntad y compromiso. 


Semblanza-Homilía en la Misa Funeral celebrada en el Sanatorio Marítimo de Gijón con la concurrencia de Comunidad Religiosa, Familiares del Hno. Antonio; Usuarios del Centro, Colaboradores, Voluntarios y los muchos amigos que lo conocieron y experimentaron su afecto y cercanía durante los seis últimos años que se desempeñó como Superior de este Centro. Todos participamos con dolor y esperanza; con pena y alegría en la celebración pascual de nuestro querido Hno. Antonio. Oración, palmas y lágrimas formaron un amasijo de sentimientos y ofrendas implorando, para él,  la resurrección con Cristo y el premio de la vida eterna.”
Marino Sánchez oh. Capellán del Sanatorio Marítimo.


lunes, 1 de agosto de 2016

Un viaje muy provechoso

Un afán de constante superación late en mis pensamientos para mejor ir preparándome para la tarea profesional que estoy ejerciendo. Este es mi primer año en la enseñanza y me surgen por doquier muchas ideas para poder adquirir más conocimientos acerca de este mundo, para mi nuevo, de la educación especial y pronto poder llevar a feliz término estos conocimientos. Se me propone acompañar a los profesores del Centro de Valladolid en el próximo viaje que van realizar a la capital de España. Un viaje a Madrid para visitar Centros similares a los nuestros, Instituto Médico Pedagógico de Valladolid y Sanatorio Marítimo de Gijón y así poder adaptar a nuestros centros lo que en ellos viésemos de bueno. Para lograr este objetivo todos los profesores acompañados de algunos Hermanos Hospitalarios nos trasladaremos a Madrid. Y llega el día señalado. Efectivamente en una mañana fría del mes de Diciembre emprendemos el camino, meditabundos, somnolientos y oteando el horizonte, que poco a poco empieza a vislumbrarse. Llegamos a la capital de España con un Sol radiante, casi primaveral y sin tiempo que perder nos dirigimos hacia la calle General Oraá, donde está ubicado el Instituto Nacional de Pedagogía Terapéutica dirigido por Dña. María Soriano, quien nos tiene citados a las 11 horas de la mañana. Al llegar al Instituto a nuestro grupo se unen otros profesionales nacionales y extranjeros y, con la amabilidad que caracteriza a Dña. María nos recibe con exquisita puntualidad, con su amabilidad característica y con su locuacidad, propia de Dña. María fundada en sólidos conocimientos y experiencia. Nos hizo una breve exposición sobre la historia del Instituto incitándonos al diálogo, que surge rápido, pues eso era uno de nuestros deseos. Pronto pudimos comprobar ese raudal de ciencia que fluye de sus palabras sencillas, amenas, vulgares, pronunciadas con el corazón puesto en los labios. Por todo ello, me es imposible plasmar en unas líneas las dos horas largas, que duró nuestro coloquio; pero en síntesis lo fundamental fue lo que sigue: Este Centro, Instituto Nacional de Pedagogía, al igual que todos los centros, que como los vuestros de Valladolid y Gijón, no persigue fines lucrativos, tiene sus puertas abiertas para todos los niños, que vivan en España y se encuentren afectados de deficiencias psíquicas. Como su capacidad es limitada, tiene establecido un servicio de reconocimiento, diagnóstico y orientación hacia padres y maestros. De esta forma puede atender un número ilimitado de alumnos. Funcionamos a base de un estudio detallado de nuestros chicos y de una orientación acerca de los métodos que han de aplicarse dentro del hogar y de la escuela ordinaria a la que asista el niño con una vigilancia y reconocimiento periódico. Dña. María considera que en el seno de la familia   se puede llevar a cabo una reeducación adecuada si se siguen las normas que desde el Centro les dictamos. Dña. María ve el internado como necesario en aquellos casos en que por desavenencias familiares o residencia de núcleos de población alejados, no pueda cumplirse el tratamiento adecuado. Después de exponernos unas consideraciones pedagógicas y de unas vivencias vividas muy intensamente con estos niños pasó a exponernos cómo ella veía la reincorporación de estos jóvenes a la sociedad laboral una vez rehabilitados en lo posible. Según ella tras los intensos trabajos realizados va logrando que muchos de estos muchachos sean admitidos por algunas empresas, aunque no de manera plena como Ella desearía, teniendo que recurrir muchas veces a la amistad y recomendación. Cuando se trata de niños débiles o niños medios encuentra menos problemas.
 Dña. María nos insiste mucho sobre este problema por considerarlo muy importante. Vivimos unos momentos de gran preocupación por parte de la sociedad española ya que se ha creado una gran conciencia en nuestra sociedad por la problemática de estos niños.    “Lo fundamental en la Educación Especial es crear hombres conscientes, responsables y estabilizados, que puedan desempeñar cualquier función social con más o menos formación”. Ha terminado la jornada matinal: Los niños emprenden el regreso a sus casas en unos flamantes autobuses que son subvencionados por el Ministerio de Educación y Ciencia. Después de finalizar la comida en el Hospital Infantil de San Rafael, recorremos el centro hospitalario Juandediano de San Rafael y nos encontramos con un centro modélico para la recuperación de los niños lisiados, poliomielíticos…con la ayuda de un Hermano Hospitalario recorremos el hospital. Toda clase de especialidades y superespecialidades se estudian, consultan y operan aquí. Se nos muestran los archivos y nos damos cuenta del número elevadísimo de enfermos tratados en este hospital, debido a la generosidad de los madrileños principalmente, posee un instrumental modernísimos ante el cual los visitantes no sabemos cuál valorar, si los aparatos de Rayos X automáticos o el de Odontología o… un gimnasio completísimo. Las clases también nos impresionaron vivamente pues es en la misma sala donde el niño esta acostado donde recibe la docencia. Esto a mí no me impresionó porque así estaba yo dando las clases en el Sanatorio Marítimo. Sin tiempo que perder nos dirigimos a la Calles Mejía Lequerica donde estaba instalado el Instituto Municipal de Educación y donde nos esperaban los Directores D. Félix López Gete y D. José Lillo. Nos reciben con gran amabilidad y nos explican la historia del Centro. El mayor contingente son niños con problemas sensoriales, por tanto la debilidad mental es escasa Este centro se dedica exclusivamente para alumnos madrileños ya que esta creado por el Ayuntamiento madrileño y en régimen de externado. Recorriendo sus instalaciones el gabinete de hipoacúsicos resalta por su perfección y completo, causando sensación también el “detector de mentiras” recién recibido y aun no en funcionamiento. Las relaciones con las familias, aun siendo esencial en la educación, no son lo estrechas que deseasen porque falta la colaboración de los padres. Cuando se habla de recuperación, nos dice el Dr. Gete, padres y profesores hablan distintos idiomas. El programa de asistencia social, vigilando la familia, suple, en parte, este bache. Hablando sobre el internado, nos dice el Dr. Gete siempre es un mal pero necesario. Es imprescindible cuando existen problemas del niño o de la familia, conveniencia del niño, exigencia de los padres, situación geográfica etc. Actualmente este Instituto estaba luchando en tres frentes: a) Imposibilidad de ampliación del Centro, b) Separación de sexos y    c) Talleres necesarios.  Abandonamos el Instituto Municipal y nos dirigimos a visitar el Centro de Dña. Carmen Gil Gayarre cuya población de usuarios son niños y jóvenes con Síndrome Down. Dña. Carmen nos atiende con su amabilidad y entusiasmo hacia estos niños. Todos están trabajando en distintos talleres de cartonaje, encuadernación, alfombras, carpintería, electricidad, cerámica etc. O escuchando la correspondiente lección de cultura general adaptada a su mentalidad e impartida por un profesor. Vemos la despedida que Dña. Carmen hace a sus alumnos al abandonar el centro y comprobamos la gran labor de solidaridad y ayuda que realiza con todos ellos, digna de encomio.
(Situémonos al hablar de estos temas de la educación especial allá por los años 70-80 del pasado siglo XX).  Finalizada la exposición de Dña. María iniciamos un recorrido por las distintas dependencias del Instituto donde pudimos observar el orden, constancia y adecuación de los métodos empleados, resaltando la armonía entre trabajo colectivo e individual que con los niños necesitados se realiza, pasando por las distintas dependencias que cada alumno precise. Los equipos de Oftalmología y audiometría nos sorprendieron muy gratamente por su perfección y originalidad. En cuanto a Iniciación profesional no se pretende especializarles sino desarrollarles las “aptitudes básicas” que serán fundamentales para su actuación posterior. Finalizada esta interesante y aprovechada visita por el Instituto, Dña. María nos reunió de nuevo en su despacho y si quisiéramos concretar en unas palabras su enseñanza, diríamos con palabras suyas:
Este viaje a Madrid acompañando a los profesores de Valladolid para mí ha sido muy importante y provechoso. Pues he conocido lo que se hace en estos centros pioneros en la Educación Especial y me ha servido para trasladar esas experiencias a nuestro Sanatorio Marítimo. He conocido a Dña. María Soriano la número uno en el campo de la Educación Especial en nuestro país y a Dña. Carmen Gayarre pionera en los talleres para alumnos de educación especial y de una manera muy especial la enseñanza con alumnos del síndrome Down. 

Gerardo Alonso Matias. 

domingo, 24 de julio de 2016

Algo de legislación...

Situémonos a finales de los años 70 y en toda la década de los años 80. La Sociedad española poco a poco va mentalizándose con el problema de los niños discapacitados intelectuales. Nuestra sociedad empieza a admitirlos. Hasta llegar a esta convicción ha costado mucho, muchas luchas, muchas incomprensiones, muchos disgustos... pero al final se ha conseguido que nuestros chicos tengan los mismos derechos, que el resto de la población infantil. Para llegar hasta aquí los padres y madres han tenido que agruparse, de formar unas Asociaciones de Padres fuertes y luchadores, que exigieran sus derechos y los de sus hijos. Algunas instituciones religiosas, que detectaron enseguida el grave problema de estos niños empezaron a adaptarse y a reconvertir sus viejos colegios para mejor dar respuesta a todos ellos. Es el caso que nos ocupa, El Sanatorio Marítimo de los Hermanos Hospitalarios en Gijón, adaptaron y renovaron lo viejo y construyeron  nuevos departamentos. Otros centros como San Juan de Dios de  Valladolid, Ciudad de San Juan de Dios de Alcalá de Guadaira son de nueva creación  y otros hospitales infantiles se adaptaron a las nuevas exigencias y poco a poco se fueron transformando en unos modernos centros de educación especial, una vez que desapareció, la famosa poliomielitis, enfermedad que tantos estragos causó en los años 50-70 en toda la población infantil. Así tenemos San Rafael de Vigo, San Rafael de Granada, San Juan de Dios de Tarrasa, centros todos ellos de la Orden Hospitalaria. 
En España se construyen nuevos macrocentros en distintas capitales de provincia, en la mayoría de los casos,  financiados, a través de la Obra Social de Las Cajas de Ahorro provinciales y así tenemos La Ola de Bilbao en Sondica, A Barcia en Santiago de Compostela, Reina Sofía en Salamanca y tantos y tantos otros que nos es imposible enumerarlos.
El Sanatorio Marítimo cuando era hospital.
El Gobierno se vio obligado a atender las demandas del pueblo y a promulgar Leyes en favor de la enseñanza especial. La concepción de la Educación Especial experimentó en estos años una serie de cambios que la han evolucionado totalmente, desde un modelo basado en la segregación, hasta planteamientos actuales de la Integración y de la Inclusión. Dicha concepción ha ido acompañada necesariamente de una base legal que la ha respaldado. Así se han llevado a feliz término grandes y diversas reformas educativas.
 EDecreto de 23 de setiembre de 1965 que responsabilizaba de la Orientación de la Educación Especial al Patronato Nacional. Y va a ser la ley promulgada  14 de agosto de 1970 cuando en su artículo 49 define el objetivo de la Educación Especial así: "Preparar mediante el tratamiento educativo a todos los deficientes e inadaptados para una incorporación a la vida social, tan plena como sea posible" ; y en su artículo 51 dice que "la educación de los deficientes e inadaptados, cuando la profundidad de las anomalías que padezcan lo hagan absolutamente necesario, se llevará en Centros Especiales, fomentándose el establecimiento de unidades de educación especial en Centros Ordinarios, para los deficientes leves". 
Esta Ley es un intento de aproximar la Educación Especial al sistema educativo, aún se habla de la deficiencia del alumnado, y se habla por primera vez de dos clases de deficientes, los alumnos profundos y los alumnos leves.
 En 1978, con la Constitución Española, se reafirma el derecho de los ciudadanos a la educación, y el artículo 49 dice: "los poderes públicos realizarán una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos a los que prestarán la atención especializada que requieran y los ampararán especialmente para el disfrute de los derechos que este Título otorga a todos los ciudadanos".
  La finalidad de la Educación Especial, según esta ley, era la de preparar, mediante el tratamiento educativo adecuado, a todos estos sujetos para, en función de sus posibilidades, incorporarse a la vida social y a un sistema de trabajo, de manera que les permitiera servirse a sí mismos y sentirse útiles a la sociedad En cuanto a su escolarización, ésta se desarrollará en centros ordinarios, mediante un programa de trabajo individualizado, una vez alcanzados los niveles comunes. En este momento era el Ministerio de Educación y Ciencia el encargado de elaborar, a través de los servicios médico-escolares y de orientación educativa y profesional, la localización, diagnóstico y el censo del alumnado necesitado de Educación Especial. Igualmente, desde el Ministerio eran establecidos los objetivos, estructura, duración, programa y límites de la Educación Especial que se ajustarían a los niveles, aptitudes y posibilidades de cada deficiente o inadaptado, y no a su edad.
 Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE). Desde la promulgación de la Ley General de Educación de 1970, se suceden diversas iniciativas, como la creación del Instituto Nacional de Educación Especial, el reconocimiento del derecho a la educación en la Constitución de 1978 y la promulgación de la Ley de Integración Social de los Minusválidos en 1982, que finalmente culminaron en la promulgación de la LOGSE en 1990, y, con ella, la unificación del sistema educativo español. Esta ley, basándose en los principios de normalización e integración escolar, introduce por primera vez el término de alumnos con necesidades educativas especiales, en sustitución de alumnos deficientes e inadaptados. Tal concepto resalta el carácter relativo de las mismas, puesto que pueden ser temporales o permanentes y pueden afectar a cualquier alumno a lo largo de su escolarización. Esto supuso un avance importante, dado que la Educación Especial pasa a concebirse, no ya como la educación de un tipo de alumnado específico, sino como el conjunto de recursos personales y materiales puestos a disposición del sistema educativo, para que éste pueda responder adecuadamente a las necesidades que en ellos concurran. Entre las medidas que se establecen para que este alumnado alcance los objetivos establecidos con carácter general se encuentran, como novedad, las adaptaciones y diversificaciones curriculares, (En esto de las adaptaciones curriculares, quien más destacó en este mundo de la E.E. fue el profesor Miguel Ángel Verdugo Alonso de la Universidad de Salamanca. La escolarización en unidades y centros específicos de Educación Especial, a diferencia de lo que ocurría en la anterior ley, sólo se llevará a cabo cuando las necesidades educativas del alumnado no puedan ser adecuadamente atendidas en un centro ordinario. Los alumnos con necesidades educativas especiales podrán permanecer en los centros ordinarios cursando la enseñanza básica, hasta los 18 años, y en centros de Educación Especial hasta los 20 años de edad. El diagnóstico de las necesidades educativas se realizará por equipos integrados por distintos profesionales, quienes llevarán a cabo la identificación, valoración y elaboración de los planes de actuación en cada caso. Esto supuso un avance, pues el Ministerio deja de tener la exclusiva responsabilidad en dicha tarea. Luego vinieron otras Leyes Orgánicas como la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación (LOCE) -´ 
 Con el nuevo cambio de gobierno, y la aprobación de la LOCE en 2002, aparece el concepto de necesidades educativas específicas, que engloba al alumnado con necesidades educativas especiales, con sobreprotección  intelectual e inmigrante. Esta ley, que tiene como principal objetivo impulsar un sistema efectivo de calidad, adopta los presupuestos básicos de la inclusión y trata de compensar los efectos de las situaciones de desventaja social.
En relación al límite de edad, establece que este alumnado podrá permanecer escolarizado en centros de Educación Especial hasta los 21 años, lo que supone un año más de permanencia con respecto a lo decretado en la LOGSE. También fue aprobada y promulgada la Ley Orgánica de Educación, de 20 de abril de 2006, la cual se refiere a los alumnos con dificultades de aprendizaje como alumnos con necesidad específica de apoyo educativo, donde queda incluido el alumnado con necesidades educativas especiales, y aquellos que se han incorporado tarde al sistema educativo, o se encuentran en cualquier otra circunstancia personal o familiar, que suponga necesidad desde el punto de vista educativo. La escolarización de los alumnos con necesidades educativas especiales se regirá por los principios de normalización e inclusión, garantizando, no sólo la igualdad efectiva en el acceso al sistema educativo, sino su permanencia en el mismo. Igualmente, en esta ley se especifica que las Administraciones Educativas escolarizarán a los alumnos que accedan de forma tardía al sistema educativo español (por proceder de otros países o por cualquier otro motivo), en función de sus circunstancias, conocimientos e historial académico, desarrollando programas específicos para aquellos que presenten graves carencias lingüísticas o de conocimientos básicos.
Los principios conceptuales se regulan en cada país de una manera determinada, a través de una legislación concreta, es decir mediante un conjunto de normas y de reglas que regulan la actuación en determinada materia.

Gerardo Alonso Matías